La huella de carbono cuantifica la cantidad de emisiones de GEI emitidos directa o indirectamente por una organización, producto o evento, a lo largo de su ciclo de vida. Es el paso inicial para comenzar a implantar medidas de reducción efectiva de emisiones.   La huella de carbono es algo más que la medición del CO2 emitido, pues se deben considerar todos los GEI que intervienen en el calentamiento global, para después convertir los resultados individuales de cada gas en emisiones de CO2 equivalente.   El cálculo puede realizarse según distintos criterios:  

  • HC temporal (para analizar la variación anual): naturaleza en continuo
  • HC para una unidad funcional (producto / servicio): útil para hacer comparaciones entre ítems